Entradas

Mostrando las entradas de enero, 2018
Las declaraciones de la periodista Claudia Morales y la cantidad de reacciones que han desatado muestran que tanto las palabras y como los silencios nos hacen esclavos. En la sociedad enmascarada en que vivimos, parece más importante el trino de quien se cree experto para opinar sobre una violación, que el respeto por la palabra de una declarante que no está obligada a decir algo más de lo que ya dijo. Somos hijos de una época en la que la tecnología ha magnificado el acceso a la opinión, y por lo general se cree que la idea propia es la más adecuada, la válida, que se tiene la razón, sin importar si se habla de la experiencia propia o ajena. Entonces, el testimonio del otro es la excusa perfecta para salir a decirle cómo manejar las cosas o a reprocharle con ardor.
No solo le creo a Claudia, sino que reivindico su derecho a callar o hablar de lo que considere pertinente, y hasta ahí; sobre todo porque las palabras no siempre expresan las secuelas de los sucesos en el ser, aunque rec…