Un mar cantante


Un beso a la distancia y dejar que el viento sople,
cerrar la puerta y abrir las ventanas,
de esta casa grande, llena de ecos,
tan mía como tuya,
y en compañía de los bluses,
que reventaron yugulares e incitaron a las rosas a crecer,
afuera pero adentro…
con un dios rememorando entre sonidos,
que una vez dejó el amor adentro.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Espuma y nada más: una tensión incesante

Entrevista a Mike Patton