Alicia encantada




"Alicia comprendió al instante que estaba buscando el abanico
y el par de guantes blancos de cabritilla, y llena de buena voluntad
se puso también ella a buscar por todos lados, pero no encontró ni rastro de ellos.
En realidad, todo parecía haber cambiado desde que ella cayó en el charco,
y el vestíbulo con la mesa de cristal y la puertecilla habían desaparecido completamente".

Una Carrera Loca y Una Larga Historia. Alicia en el País de las Maravillas. Lewis Carroll

Comentarios

Anónimo dijo…
Yo támbien comparto esa rara obsesión de buscar a saludar a Alicia siempre que alguien habla o trae alguna noticia sobre ella.

Me gusta tu blog.
Franco.

Entradas más populares de este blog

Espuma y nada más: una tensión incesante

Entrevista a Mike Patton