Breve historia del calzado


Existe una variedad de versiones sobre el origen del calzado, una de ellas está fundamentada en las pinturas rupestres ubicadas en curvas del sur de Francia y España, de hace 12.000 años, al final del periodo paleolítico. En ellas se ven los materiales que utilizaban para cubrir los pies. Así mismo se han encontrado vestigios de la preparación del cuero y del calzado en las cámaras subterráneas de entierro de los egipcios, hace cerca de 7.000 años: el más significativo fue hallado en el baño del faraón Tutancamón.

Hace poco encontraron tres sandalias con 8.000 años de antigüedad, en las cuevas de Missouri, en Colorado, Estados Unidos: dos zapatos redondos,  con cuerdas, de 30 centímetros y uno más con entretejido de la suela y el cuerpo. Fueron considerados como muy sofisticados para la época.


Hasta el año 1270 los zapatos eran utilizados sin tallaje, pero las incomodidades y enfermedades causadas por éstos, hicieron que el rey Eduardo de Inglaterra uniformizara las medidas; sin embargo el calzado estuvo asociado a posiciones sociales altas, y los estilos poco creativos, a castas inferiores hasta el siglo XVII.
En 1642 comenzó la verdadera demanda de zapatos, ya que los movimientos militares de la época solicitaban botas. 

En la segunda mitad del siglo XIX inició la comercialización de máquinas auxiliares para la confección de calzado, sin embargo tendría que pasar un siglo para que esta industria tuviera un verdadero cambio: en 1940 se utilizaron por primera vez materiales como gomas y plástico que permitían variedad de formas y colores.

Hoy el calzado tiene innumerables connotaciones asociadas a la cultura de cada persona. En algunos casos se usan en función de sus necesidades cotidianas, otros los involucran como parte de su estética, y los creadores de vestuario, se dedican a darle forma a todo tipo de botas, sandalias, tenis y mocasines.

Ismelda Marcos, ex Primera Dama de Filipinas, posee la colección de zapatos más grande del mundo, con más de 3.000 pares a su disposición.

Comentarios

Amedina Mejia dijo…
Hola! Mi nombre es Alvaro, llegué a este blog por casualidad, estaba buscando info. sobre la historia de los calcetines y me quedé leyendo este artículo. Me parece una información breve pero lo suficientemente buena como para mi investigación. Interesante blog. Adios! Amedina.
Pdta: Sabes de algún sitio en internet donde pueda buscar o tienes algo de eso? Gracias

Entradas más populares de este blog

Espuma y nada más: una tensión incesante

Entrevista a Mike Patton

Hap Ki Do: Equilibrio para el combate y combate para el equilibrio.