Candelaria al fresco en Ambalema


Por: Natalia Piedrahita Tamayo

Candelaria al fresco en Ambalema (1992) es una escultura de Martha Lucía Villafañe. Su anatomía contiene hierro, cemento vaciado y policromado y el montón de historias que atestigua silenciosa, mientras el tiempo pasa y el clima cambia.

Su creadora, Martha, es artista plástica y la directora del Museo Juan Del Corral de Santa Fe de Antioquia.

Esta carta a esa voluptuosa mujer que recibe a los visitantes del Museo Universitario MUUA, fue publicada en la edición #198 dela Agenda Cultural Alma Máter, junto con otras misivas.

¡Ay Candelaria, qué calor hace aunque sea octubre! Los días se están volviendo soles, pequeñas hogueras.


Te miro y pienso en el mar, en un viento lleno de sal y arena, en faunas exóticas y pueblos reales con nombres de ensueño. Yo no tengo certeza sobre tu natalicio, no sé si vienes de Mompox o de Margento, de la ciénaga o del mangle; pero tienes la magia de las tierras cercanas al mar, condensadas en tu figura ondulada y en tus cabellos que destilan trópicos. Te sentaste en la silla a mirar la fuente de esta enorme casa y te volcaron a lo sublime. Candelaria, testigo de lo que pasa a la entrada del Museo, de los amores que se sientan en el borde de la fuente…

Presiento que no extrañas el mar, porque albergas océanos insospechados dentro de tus curvas suntuosas. Estás llena de agua, Candelaria, inflada por sucesos líquidos que ves y te tragas. Lo que callas, expectante, desde tu silla, mientras el tiempo te embellece cambiando tus colores.


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Espuma y nada más: una tensión incesante

El café, elixir ritual y guarida centenaria

Entrevista a Mike Patton